Buscar

MASCARILLAS Y SUS BENEFICIOS

“La naturaleza te dio el rostro y sus matices,

cuidarlo depende de ti.”

 

¿Qué sensaciones agradables vienen a tu mente cuando escuchas hablar de mascarillas? Quizá sea un buen momento para consentirse, disfrutar, relajarse y estar en calma en casa o en cualquier lugar donde te sientas a gusto y con quien deseas compartir ese tiempo.



 

Si eres una persona conocedora de este producto tan peculiar, puedes mencionar todas las que has probado o de las que has escuchado alguna vez, pero te has preguntado ¿cuántas texturas, tipos y beneficios hay detrás de todas ellas? Es algo que te vamos a contar a detalle en esta ocasión.


Las mascarillas de hoja están elaboradas con materiales como la biocelulosa, una fibra natural ultra delgada que se utilizaba originalmente para tratar quemaduras y heridas graves. Ahora su uso se volvió cosmético y la industria de la belleza ha podido sacarles el mayor provecho por sus múltiples beneficios.




El PT Shell es un material único desarrollado por MISSHA que tiene la excelente propiedad para retener la humectación y se adhiere perfectamente al rostro para que se absorban los ingredientes activos y penetren profundamente en la piel.






Otro ejemplo es la fibra de bambú, que es respetuosa con el ambiente, antibacterial y absorbe la humedad, además de que es muy segura para la piel y biodegradable.


El hidrogel por otra parte, es calmante y ayuda a desinflamar, descongestionar, tensar el tejido y los ingredientes activos llegan eficazmente a las capas de la piel. Están hechas de celulosa natural, derivada de plantas.


Las mascarillas de microfibra son tan delgadas como una décima parte del grosor del cabello. Tienen una estructura densa que proporciona efectivamente los nutrientes a la piel, además de gran adherencia y suave textura. Y por si eso no fuera suficiente, poseen una capacidad de absorción 5 veces mejor que las mascarillas comunes y pueden tratar arrugas profundas.


 

Las mascarillas de envases más sólidos como los tarros son muy concentradas y su modo de uso depende de las necesidades de la piel, así como de la indicación de nuestro producto. Las texturas que podemos encontrar son tipo gel, emulsión, magnéticas, bálsamo, que se enjuagan o se dejan toda la noche, etc. Si son nocturnas, se aplican sobre el rostro como si fuera una crema y te vas a dormir con ellas. Durante el sueño ocurrirá la magia. Reparan, rejuvenecen, humectan, nutren, revitalizan y trabajan en las capas más profundas de la piel para lucir increíble a la mañana siguiente. Eso sí, no olvides enjuagarlas.


Las mascarillas de arcilla se encargan de la limpieza, de purificar los poros y refrescar el rostro, son perfectas para las pieles con acné o grasas. Las de textura en gel, también pueden ser limpiadoras y ayudan a remover células muertas, cuidando la hidratación del rostro.



Con el avance de la tecnología cada vez hay más alternativas, fibras y formas distintas para cada gusto, sin embargo, es importante reconocer que las empresas cada vez están más comprometidas con el medio ambiente y con nuestra salud, elaborando mascarillas biodegradables, dermatológicas y seguras para usarse.


¿Habías leído antes sobre los materiales de las mascarillas?

¿Qué piensas? Nos encantaría saber tu opinión.


 

Cortesía de MISSHA MÉXICO,

por Lic. Karen Franklin S.

(MISSHA Skin Expert).

Agosto 2021.


 


28 visualizaciones0 comentarios